Trayecto

Aprendí a caminar entre gigantes de espesos cabellos.

Fui guiado por una voz femenina tintada en miel.

Nunca tuve un escaléxtric.

Participé del amor

y de las flores sin pulso

que crecen en su jardín.

Participé del amor.

Las raíces que he alimentado

nunca han conocido las firmes profundidades.

Comprendí que la soledad,

ceniza posada después de una fiesta,

forma, también, parte de la vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas.

Un comentario el “Trayecto

  1. “ceniza posada después de una fiesta”
    Genial.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s