Brotes (del libro Trayecto)

Dicen haber encontrado en los labios del otro

el antídoto contra el veneno de las piedras:

se besan con los ojos abiertos,

palpan sus pieles

como brotes de un jardín nuevo,

curan sus cicatrices con palabras de algodón.

Cuando se rozan el mundo cae rendido,

cuando se respiran tan de cerca

a los relojes se les para el corazón

y alguien sufre de envidia.

Cuando el silencio regresa a sus posesiones,

ellos se piensan inquietos:

todos los caminos conducen a sus bocas.

Anuncios

Trayecto

Aprendí a caminar entre gigantes de espesos cabellos.

Fui guiado por una voz femenina tintada en miel.

Nunca tuve un escaléxtric.

Participé del amor

y de las flores sin pulso

que crecen en su jardín.

Participé del amor.

Las raíces que he alimentado

nunca han conocido las firmes profundidades.

Comprendí que la soledad,

ceniza posada después de una fiesta,

forma, también, parte de la vida.