Brotes (del libro Trayecto)

Dicen haber encontrado en los labios del otro

el antídoto contra el veneno de las piedras:

se besan con los ojos abiertos,

palpan sus pieles

como brotes de un jardín nuevo,

curan sus cicatrices con palabras de algodón.

Cuando se rozan el mundo cae rendido,

cuando se respiran tan de cerca

a los relojes se les para el corazón

y alguien sufre de envidia.

Cuando el silencio regresa a sus posesiones,

ellos se piensan inquietos:

todos los caminos conducen a sus bocas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s