Será por eso que nunca me dices te quiero

No tenemos tiempo de cogernos de la mano

en estos paisajes desnudos de la evolución,

ni de cenar con velas en noches de supervivencia,

ni de acariciar la vida, cuerpo aún por describir,

como si fuéramos dueños de las circunstancias.

 

El presente es un luminoso zarpazo del amanecer,

un grito que alza el vuelo de la inmensidad

y después, solo el viento que borra todo rastro.

La vida, la muerte conviven en el mismo horizonte,

son sangre de la misma dentellada.

Ya habrá tiempo de preguntarse por la belleza,

de nombrarnos e inventar códigos,

de convertir las noches en inolvidables.

 

Ahora vivimos para vencer a la muerte,

primitiva fase del sexo,

y dominar la naturaleza a través del número.

 

El amor,

el amor vendrá mucho más tarde.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas.

3 comentarios el “Será por eso que nunca me dices te quiero

  1. Amparo dice:

    Lo son, sangre de la misma dentellada (me ha encantado ese verso).
    Hay que buscar ese tiempo, como sea…

  2. Isabel dice:

    “El presente es un luminoso zarpazo del amanecer”. Nadie lo ha definido mejor. Gracias por tus versos (quedamos a la espera de más).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s