Gruta con espejo

Que se apague la luz de la escalera,

ese grito que todo lo impide.

Que las respiraciones

sean lengua sin abecedario,

signos no verbales de esperanto;

que sirvan de señales

en mitad de una tormenta de torpes caricias,

reclamo de dos animales

en una gruta con espejo.

Abandonar en el suelo

la piel manufacturada que nos cubre,

habitar allí contigo vestido con tu capa de aliento.

 

En penumbra las manos descifran mejor los discursos del cuerpo:

dos amantes comparten flujos de luz,

son eclipse dorado

allí donde la oscuridad arropa como una madre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s