La herramienta es la poesía

Fue necesario colocar una palabra

detrás de un dedo que señala.

Era obligatorio afilar cada sonido

para que la presa no huyera ante la imprecisión.

Cuando las redes de la conversación

se hicieron densas como la miel,

logramos retener al mundo

preso en su significado.

 

Para liberarlo

fue imprescindible volver a nombrar.

 

Fue entonces cuando llegó

la poesía a nuestros labios,

esa herramienta furtiva

que nos explica el mundo a pequeños sorbos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas.

2 comentarios el “La herramienta es la poesía

  1. A muy pequeños, invisibles, temerarios, gustosos, impredescibles, apasionados sorbos. Sí.
    Gracias por tu poema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s